martes, 14 de julio de 2009

Mi enfoque de la crianza




Cuando el tres de enero del 2007, el día de mi cumpleaños número 33, le dije a los invitados a mi fiesta que estaba embarazada, la celebración fue doble.

Me sentí rodeada de gente que me amaba porque estaban realmente celebrando doble conmigo. Miranda se llama mi hija y hoy tiene 22 meses. Una gran amiga le escribió al nacer "Miranda, esperada como pocas" y la verdad su nacimiento era esperado desde Stavanger hasta Buenos Aires, ciudades en las cuales tengo la fortuna de tener gente amada.

Mis amigas de la universidad estaban shockeadas. Ese día me dijeron "pensábamos que serías la última de nosotras en parir" y resulté ser la primera.

Y les digo que ser madre ha dado un vuelco total a mi Vida. Cuando leí "Las Diosas de Cada Mujer" de Jean Shinoda Bolen, entendí que el arquetipo Demeter (La Madre), a algunas mujeres se nos dispara cuando estamos embarazadas o al parir, o un poquito después. A mí se me comenzó a disparar cuando conocí al padre de Miranda
;-)

Yo ya tenía varios años soñándola y sabiendo que ese iba a ser su nombre. Pero desde antes que ella se alojara en mi vientre, ya Inti y yo la habíamos soñado juntos mil veces: "yo quiero que tenga tu cabello" me decía él y yo le decía "yo quiero que tenga mi cuerpo, pero que sea más alta, y morena como mi mamá"... "pero que tenga tus ojos" agregaba él...

Miranda es tal cual la soñamos, y lo que se nos olvidó soñar, salió como tenía que salir.

Cuando le comenté esto a la homeópata-pedriata, la Dra. Fe María Vahlis, me dijo "es que con los hijos terminamos siendo co-Creadores". Aquello me impactó. La verdad aún no sé si querer que me lo haya dicho o no porque ¿tienen idea de la responsabilidad que siento que tengo en mis hombros con el segundo, a quien ya comencé a soñar?

Cuando soñaba con Miranda lo hacía despreocupadamente, para bien o para mal, lo hacía porque amaba hacerlo, porque era un deleite y punto... pero ahora que sueño con su hermanito, lo hago preocupadamente, concentradamente, deapoquitamente, para no equivocarme...

Y ahí no termina la responsabilidad. Cuando se es madre, cuando tienes a Demeter a millón, cuando tienes tanto amor para dar, no te basta con l@s hij@s que pares, sientes que tod@s l@s hij@s del mundo son tus hij@s. Mi mamá me lo dijo cuando era más joven, pero sólo ahora sé cómo se siente.

Cuando eres madre quieres hacer de éste un mundo mejor. Y cuando eres una madre necia y detallista como yo, comienzas a revisar qué tan coherente eres en tu discurso ¿en cual discurso? pues en "hacer de éste un mundo mejor" y en la búsqueda entiendes que además debes convertirte en el cambio que deseas ver (cosa nada fácil, pero no imposible y si no pregúntenle a Can-Men: http://www.elblogalternativo.com/2009/07/14/cambio-de-paradigma-en-eso-estamos/#more-10753).

También te das cuenta que es necesario extender ese cambio a quienes te rodean, comenzando por tus hij@s. Y en ese sentido es que voy a enfocar los escritos relacionados con crianza que suba a este blog.

Leticia.-



3 comentarios:

  1. Y lo que me parece aún más sabroso es ver como nuestros hijos son co-creadores de quienes seremos al final de este camino ;-)

    ResponderEliminar
  2. ay melilita, tú como siempre enseñándome tantas cosas!! qué afortunada es Marcela con la mamá que se gasta!!

    besos y que la Diosa siga bendiciendo a las tres M!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Leti que linda esa foto. que bonita esta Miranda. Sabes que por aqui encontre el libro de las diosas. Te mando saludos. He estado muy bieN por aqui creciendo bastante en poco tiempo desde todo punto de vista cuando legue tengo muchas cosas para contarte.

    JESSE

    ResponderEliminar

Premios

Hace un mes Ayla Viento vino a susurrarme al oido que tenía un regalito en su blog. Mil gracias Ayla por este regalo tan hermoso y por los ...