domingo, 13 de junio de 2010

La menstruación es ROJA (1)

 
Las Pastillas Anticonceptivas.

Durante muchos años usé pastillas anticonceptivas. Sólo cuando entré en el Camino de la Diosa (y también requerí unos años más) fue que comencé a entender lo importante de mi Ciclo Menstrual.

El tomar pastillas anticonceptivas me quitó el conocer a mi cuerpo mientras él fue formándose en lo que hoy en día es: un cuerpo de mujer adulta. Me hizo sorda a los latidos de mi útero... o más bien debería decir que le tapó la boca a mi útero para que no me hablara (aunque debo reconocer que en ese momento mi actitud ante la menstruación se parecía más a la de las propagandas de toallas sanitarias, incluyendo su menstruación azul, que a la de alguien que realmente quiere escuchar su útero).

Dejé de aprender a identificar cuándo mi cuerpo es fértil y cuando no, es decir, perdí el poder de decidir cuándo ser madre y cuándo no.

Dejé de aprender cómo se relacionan mis cambios con los de la Luna.

Dejé de entender qué significa para la mujer Ser Mujer, Ser Lunática, ser Dadora de Vida.... y toda esta maravilla la estaba perdiendo siendo yo la primera cómplice de tal traición a mi cuerpo. Estaba sucediendo con mi total aprobación.

Cuando conocí a mi esposo y decidimos comenzar a buscar a Miranda, dejé de tomar las pastillas. Una amiga me dijo que esperara unos dos o tres meses sin concebir, para darle tiempo a mi cuerpo de deshacerse de las hormonas que aún estarían dando vueltas por mi cuerpo. Eso me dio unos tres o cuatro meses para observar a mi cuerpo antes de iniciar el embarazo, con todas sus hermosas novedades y descubrimientos.

Imagínense ustedes, fue mi esposo quien me guió, hasta donde pudo, en esta etapa: un hombre!!!! un hombre que había tenido suficiente sensibilidad para observar a sus anteriores parejas y entender su ciclo y cómo cambiaban ellas no sólo externamente, sino también sus flujos. A veces yo le decía "hoy está más blanquecino y se estira menos" y él me hacía algún comentario al respecto sobre qué tan lejos o cerca le parecía que podía estar mi período fértil..

Esto es además bien irónico porque si hay alguien en este mundo que conoce al pelo su ciclo (ya que jamás tomó pastillas) es mi mamá, fiel seguidora del Método Billings, pero a quien nunca le pedí que me lo enseñara porque, total, las pastillas eran una forma mucho más cómoda y fácil de lograr lo mismo.

Pasaron esos tres o cuatro meses y salí embarazada... y entonces comencé otra etapa de mi Vida en la que mi cuerpo estaba experimentando y enseñándome otras maravillas del Ser Mujer... y si bien no me olvidé del aprendizaje que había comenzado unos meses atrás, debí posponerlo hasta nuevo aviso.

Al parir le dije a mi doctor "Alberto, no quiero volver a usar pastillas anticonceptivas" y me ofreció el aparato, o como él lo llama: el DIU (Dispositivo Intra-Uterino). Me explicó que la anticoncepción sucede porque este aparato altera la química (no sé si el pH, o la composición) de las paredes del útero, lo cual no permite que el óvulo fecundado se anide y se quede para comenzar la gestación. Entonces le dije "o sea, que podría ser que muchas veces suceda la fecundación, sólo que ese embrión se va a caer y no crecerá dentro de mí??" y me dijo "", un poco incómodo porque sabía que yo en realidad le estaba preguntando si eso quería decir que podría estar abortando todos los meses sin darme cuenta. Pero al final, como pensé que sería menos invasivo que las pastillas, dándome la misma "seguridad" de anticoncepción, lo tomé.

Pasé con el DIU casi tres años. Pude comenzar a experimentar cambios mensuales en mi cuerpo que antes no había experimentado. Pude conectarme con mis cambios de humor, de estar cansada o eléctrica, de estar hipersensible o indiferente, de estar con ganas de quedarme sola todo un fin de semana o no soportar el silencio de la casa, de encantarme mi Vida o llorar porque "esto no es lo que quiero para mí..." etc, etc, etc... y comenzó una nueva etapa de descubrimientos para mí. Estaba feliz porque pensaba que ahora "mi cuerpo sí era mío" y "descubrí" que en realidad mi ciclo duraba 25-26 días, y no de 28-30 como se supone que le sucede a la mayoría de las mujeres, pero ante la respuesta de Alberto de que mientras no fuera de menos días no me preocupara, no me preocupé. Admeás me encantó otro descubrimiento: yo era un relojito con la regla.

Entonces decidí tener a mi segundo bebé. Me quité el DIU, y le pregunté a mi doctor "va a cambiar mucho mi cuerpo o mi ciclo ahora que no lo tengo??" y me dijo "no, para nada, no tiene por qué". Pero qué va, casi que desde esa misma noche sentí a mi cuerpo distinto, casi podría decir que lo sentí agradecido, porque sentí más relajado y feliz a mi útero, no sé cómo explicarles esto, sólo sé que es así.

Y entonces tuve la oportunidad de volver a disfrutar a mi cuerpo sin extraños en él, y pude darme cuenta que mi ciclo no dura 26 días sino 28!!! Me sentí tan feliz y tan honrada al ver que mi ciclo dura lo mismo que el de la Luna!!! Me di cuenta que los flujos volvieron a cambiar, y que lo que yo había experimentado los últimos tres años no era en realidad mi verdadero ciclo. Indiscutiblemente era un ciclo menos "invadido" que con las pastillas, pero aún no era Yo.

Y ahora estoy embarazada de nuevo, cuatro meses después de haberme quitado el DIU, iniciando un segundo nuevo y hermoso viaje mágico en mi Vida.... y con la pregunta ¿qué voy a hacer cuando el bebé nazca y tenga que volver a pensar en un método anticonceptivo?

Estoy segura que la Pachamama me guiará en encontrar la respuesta,

Leticia.-



Imagen:
Tomada del portal de la fotógrafa Isa Sanz




 

2 comentarios:

  1. ¡FELICIDADES!!! al comenzar a leer tu post pensaba comentarte un montón de cosas sobre la menstruación (experiencias personales) pero al ir llegando al final y leer la buena noticia se me fueron todas las ideas de golpe y fueron sustituidas por una gran sonrisa.
    Me alegro infinito Leti.
    Un millon de besos.
    (te quedo muy bonito el blog y me alegra volver a leerte)

    ResponderEliminar
  2. Divinas.. bendiciones a sus corazones...
    Que siga el pulsar tan bonito que llevan al despertar y ayudar a la madre tierra... les envio un abrazo de luna... y compartiendo información les envio el link de www.afloramujerluna@blogspot.com para que sigamos en contacto.
    Amorosa-mente.

    Aflora mujer.

    ResponderEliminar

Premios

Hace un mes Ayla Viento vino a susurrarme al oido que tenía un regalito en su blog. Mil gracias Ayla por este regalo tan hermoso y por los ...