jueves, 30 de julio de 2009

qué he aprendido con los mordiscos en el maternal...


Una vez leí en una de las webs de crianza un artículo sobre educar emocionalmente y como la inteligencia emocional no es precisamente mi fuerte, entenderán que lo leí pausada y concentradamente, ya que no quiero heredarle esta carencia a Miranda.

Así, entendí la importancia de que Miranda conozca sus sentimientos y además que sienta que tiene derecho a expresarlos.

Y esto fue lo que me sucedió al respecto:

Un día me llegó del maternal con un mordisco tan fuerte en la manito que en la noche todavía tenía la marca. La maestra me contó que "una niñita y ella querían el mismo juguete. La niñita trataba de quitárselo de las manos a Miranda y ella, impasible, la miraba y simplemente no lo soltaba. La niñita perdió la paciencia y optó por la opción que creyó más eficiente: el mordisco. A Miranda el mordisco la asombró, o más bien la impactó, pero ni lloró ni soltó el juguete"

No creo que haga falta que les comente lo orgullosa que me sentí de mi bebé, y no pude dejar de sonreirme delante de la maestra y decirle a Miranda "eeeso mi reiiiiina!! muy bien!!"

Pero dos días después volvió a pasar. Esta vez Miranda sí lloró y la maestra me dijo que le preocupaba que Miranda "no se defendía".

Yo no soy de las madres que quieren enseñarle a sus hij@s que "si te pegan, le pegas tú más fuerte" (al menos no como primera opción), aunque tampoco soy de las que les va a decir que jamás peguen a alguien o que decirle a la maestra es la mejor opción para resolver sus "conflictos sociales" (+)

Así que me conecté con lo que me había quedado de aquel ensayo, con mis sentimientos, con la educación diferente que le quiero dar y con su personalidad, y se me ocurrió una forma inicial de afrontarlo: Miranda tiene un carácter tan fuerte o más que el del padre y el mío juntos (cada uno por sí solo ya es bastante). Para que se hagan una idea: ella me dice qué ropa quiere que YO me ponga ¡ojo lean bien! no es la ropa que ELLA se quiere poner, sino la que YO voy a usar. Otro ejemplo: un día el padre le estaba echando broma con un juguete y ella le dijo "no papá, séntate allá papa" señalándole una silla y él se rió y le dijo "pero Miranda si yo quiero jugar contigo" y siguió mostrándole el juguete y ella insistió señalando con el dedo índice (su gesto preferido) "no papá séntate allá" y mi esposo entre divertido y asombrado, le hizo caso y ella añadió "muuuuy ben papá muuuuy ben"... (*)

En fin, al conectarme con todas esas cosas, esto fue lo que concluí. Le expliqué que si otr@ niñit@ la mordía o intentaba morderla primero ella debía retirar la mano rápidamente y segundo le debía decir a esa persona que no la mordiera, que eso dolía y que ella no quería que la mordiera. Su papá me ayudó para la explicación y le hicimos un ejemplo como si él me mordiera y yo le decía "no papá, no se muerde, pórtate bien papá" y luego intercambiamos personajes.

Eso fue hace como cuatro o cinco meses. La semana pasada me vino otra vez mordida y la maestra me contó que fue también por un juguete y luego añadió asombrada "y Miranda regañó a la niñita" y yo casi que pego un grito diciendo "SSSSSIIIIIIII!!!" en pleno maternal...

Yo siento que lo que hice y estoy haciendo está bien, aunque me encantaría saber la opinión de las hermanas lobas al respecto, o al menos otras opciones.

Que la Diosa nos siga bendiciendo con sabiduría para la buena crianza,

Leticia.-



___________________________
Notas

(+)
No siento que sea bueno "matarles" algo tan básico como saber pegar o saber que se puede pegar a alguien, por esta razón: yo no estoy de acuerdo con la violencia que genera más violencia, pero sí considero que Miranda debe sentir que se sabe defender, ya que el sólo sentimiento no sólo le hará sentir más segura, sino que ella va a transmitir esa seguridad a un nivel inconsciente a su hipotétic@ interlocutor@, quien entonces lo pensará dos veces antes de atacar. En cuanto a la segunda opción, opino que es la peor, ya que l@s niñ@s no la usan porque quedan como "los chismosos" y ellos prefieren cualquier cosa menos eso, sobre todo después de cierta edad donde el ego y la necesidad de aceptación comienzan a hacer de las suyas.

(*) entenderán que todos los días le pido a la Diosa que me dé mucha sabiduría para guiar a semejante personajito... :-S

4 comentarios:

  1. Que hermosa leccion de tolerancia para tu niña, a lo largo de los años veras el fruto. Cuando mi hija tenia 15 años sufrio una brutal agresion de otras niñas a las que ella creia amigas, no se defendio y cuando en casa vimos sus piernas llenas de moratones lloramos con ella, le pregunté porqué no se habia defendido y me respondió: no supe que hacer, no entendia porque me pegaban, solo senti deseos de llorar y desaparecer de alli. La lleve al medico e hicimos los trámites oportunos para exigir responsabilidades al profesorado por no haber actuado en consecuencia ante la agresion. Mi hija, mi adorable hija precisó ayuda spicológica y todo el apoyo de su mama, su papa y su hermano. Al poco tiempo supimos que la mamá de la principal agresora de mi hija habia fallecido y no tenia mas familia, mi hija me dijo entonces:ves mamá,realmente yo no era la victima, ella no tiene quién la arrope cuando llore, yo te tengo a ti... Mi hija es una hermosa joven que el próximo mes cumplirá 28 años, jamás le dió una bofetada a nadie, mi hijo tampoco, en cambio nos encanta celebrar nuestros encuentros con besos y abrazos. Mis hijos son buenas personas y creo que esa es la mejor tarjeta de presentación para unos papás.
    BESOS BESOS Y MAS BESOS.

    ResponderEliminar
  2. gracias fabia por tu confianza. Tanto a mi esposo como a mí nos ha impactado la historia de tu hija. Es realmente una hermosa alma!! Yo le tengo tanto temor a que a mi hija la agredan y que ella no se sepa defender!!! cada vez que esos pensamientos vienen a mi mente digo "pensamiento negativo cancelado" y le pido a la Diosa que la proteja y cuide. Espero estar construyendo esas herramientas. Besos y bendis para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu historia y es una leccion de aprendizaje para mi, tengo una pequeñita de casi 2 años a la cual quiero criar de la manera mas amorosamente posible. Gracias a la Diosa que puso tus palabras y tu sabiduria en mi camino.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cinthya por hacerme sentir que las cosas que me suceden también pueden ser útiles a l@s dem@s... y mientras más pasa el tiempo es lo que quiero lograr con este blog: compartir para crecer.

    Que la Diosa te siga bendiciendo,

    Leticia.-

    ResponderEliminar

Premios

Hace un mes Ayla Viento vino a susurrarme al oido que tenía un regalito en su blog. Mil gracias Ayla por este regalo tan hermoso y por los ...