domingo, 31 de octubre de 2010

Premios

Hace un mes Ayla Viento vino a susurrarme al oido que tenía un regalito en su blog. Mil gracias Ayla por este regalo tan hermoso y por los regalos que dejas con cada post publicado.




Para el primero, debo cumplir con unas condiciones que son las siguientes:

1. Guardar la imagen y postearla en el blog (done!)
2. Pasar este premio a 12 bloggers (almost done!, porque no llegué a 12!!!)
 
Manualidades gratis, que siempre me hace sentir la ilusión de las muchas cosas que podré hacer... algún día... cuando tenga tiempo...
 
El Blog Alternativo, que siempre le da luces a mi camino, y me enseña otros nuevos...
 
Germinando, que apareció en un momento que necesitaba que me mostraran exactamente lo que muestra su blog. Es que la Pachamama siempre escribe derecho sobre líneas torcidas.
 
Mujeres Magdala, por el trabajo tan hermoso que, aquí en Venezuela, hacen estas mujeres por ayudar a otr@s a encontrarse a sí mismos...
 
Medita con tu bebé, que da respuestas a las cosas cotidianas del embarazo... no importa si es el primero, el segundo o el quinto, siempre sirve de hermosa guía.
 
3- Poner un link a los nominados (done!)
 
4- Hacer saber a los nominados que han recibido este premio comentando en sus blogs (done!)
 
5- Compartir tu aprecio y poner un link al blog de la persona que recibiste este premio (done!)


Con el segundo premio, hay otras condiciones para cumplir, que son estas:


1. Nueve cosas que me hagan reir o que me guste hacer (done!): 
  • La complicidad que comparto con Miranda.
  • Una tarde completa para mí solita, así sea para no hacer nada.
  • Cuando puedo ver a mis amigas del Aquelarre, copa de vino en mano.
  • Hacer un ritual.
  • Cuando miamorcito llega temprano a casa y podemos compartir tod@s junt@s.
  • Cuando miamorcito y yo logramos tener un poquito de tiempo solo para nosotr@s dos.
  • Cuando escucho algún chiste malo
  • Les Luthiers
  • Cuando hago torta, y sobre todo cuando me la como en las tardes, de merienda.
  • Cuando voy de compras
2. Elegir nueve amig@s para otorgarles el premio (almost done!)
 
Letras Gitanas, porque Joselin, su autora, siempre me hace sonreir, no sólo con sus escritos sino con todo su ser... nos conocemos desde que nacimos, o como dice una amiga "desde antes de acordarnos"
 
Escribir para qué, cuyo humor, negro o del color que sea, siempre me hace sonreir...
 
Diario de Ayla Viento, porque estoy de acuerdo con su amiga Eva...
 
Kebuscas, dime dime, blog que siempre me hará sonreir, no sólo por lo que me enseña, sino por lo que me recuerda...
 
Aún sin tener nada claro, porque detrás de su supuesta "no claridad", me hace sonreir con su sinceridad, con su corazón palpitante de Vida y sentimientos...
 
 
Y además, gracias a Todas por existir!!!!
 
Que la Diosa las siga bendiciendo,
 
Leticia.-
 
 
 

miércoles, 28 de julio de 2010

La Menstruación es ROJA (3)



Malestares del útero

Yo suelo creer (y hasta ahora lo he comprobado en mi propio cuerpo) que mientras más alejadas estemos de nosotras mismas (léase de nuestro verdadero Yo, es decir del conjunto Innana+Ereshkigal), mientras más rechacemos nuestras esencia femenina (porque nos hemos comido el cuento de que los valores masculinos son los únicos verdaderos valores), mientras más nos veamos a nosotras como una cosa rara... más dolorosas serán nuestras menstruaciones... pero ahora también me estoy dando cuenta (con los pelos del burro en la mano *) que toda esa situación también puede hacer que los malestares del embarazo sean aún más fuertes de lo que podrían ser.

No quiero decir que la parte física no hace lo suyo, la genética de cada mujer, o el hecho de que sea la primera, la segunda, la enésima barriga, no me malinterpreten. No quiero irme a ninguno de los dos extremos. Lo que quiero decir es que he llegado a la conclusión de que el estado de nuestra psiquis, del inconsciente, puede hacer que lo que ya nuestra genética y nuestro estilo de Vida han pautado para la forma como nuestro cuerpo vivirá cada menstruación o cada embarazo, estará aumentado o disminuido en función de qué tan tranquilas estemos por dentro, qué tan bien nos sentimos con nosotras mismas.

Bueno, es lo que he concluido... se los cuento por si les es útil.

Besos y bendis,

Leticia.-



Notas:
(*) Refrán venezolano: "Si te digo que el burro es blanco es porque tengo los pelos en la mano"

Imagen:
Mujer embarazada en máxima felicidad
por Pachy - lù

Las madres no existen para algunos científicos



Estaba viendo un video bien interesante sobre el cerebro de los bebés y me llamó mucho la atención que las personas que hablaban de ellos casi no nombraban a la madre y su importancia en el desarrollo del cerebro, el mismo desarrollo del que hablaron durante 47 minutos.

Incluso hubo un comentario que hizo saltar a mi loba-madre: "¿¿como han podido sobrevivir nuestros antepasados sin esta información?? cómo pudieron sobrevivir incluso nuestros padres?? sabemos muy poco y lo poco que sabemos tú me dices que aún no ha sido "divulgado" "publicado"...???"

¿¿será que el instinto no existe??
¿¿será que las conclusiones a las que se han llegado en los laboratorios no las sabían nuestras madres desde que éramos neardenthales??

No puede ser que nos veamos a nosotr@s mism@s como seres completamente ignorantes, simplemente porque no se haya publicado un descubrimiento en un paper... ¿¿y desde cuándo la ciencia ha sido capaz de dar todas las respuestas??

¿¿será que las madres no existimos??

¿¿será que el instinto es pura imaginación??

Como que Laura Gutman tiene mucha razón al hablar de las "madres invisibles"

Eso se parece a la forma que tienen muchas personas de ver el embarazo, me han dicho cosas como: "es que como el cuerpo de la mujer está luchando para sacar ese "cuerpo extraño" los primeros meses se sienten tan mal y tan cansadas"... a esas personas no se les ha ocurrido pensar que el cuerpo y la psiquis de la mujer están principalmente diseñados para procrear??

¿¿Será que mejor me callo y lo dejo hasta ahí??

Sí, mejor ahí se los dejo, que hoy la paciencia no es mi fuerte.

Besos y bendis,
Leti.-



Imagen:
Gabrielle and Jean
de Pierre-Auguste-Renoirn (1985)

sábado, 26 de junio de 2010

Yo, la Ingrata


Luciana Onofre es la autora del Blog Germinando... ya nada más el nombre me encanta.

Un día entró a esta Cueva y decidió seguirnos y dejar un comentario... luego yo fui a su página y navegué por tantos lugares tan hermosos que no dejé de agradecérselo.

El pasado 10 de mayo me dedicó un sello de calidad, y no es sino hasta ahora (yo, la ingrata) que puedo con calmita buscarlo y traerlo para acá.

Luciana, muchas gracias, me honran tus palabras y disculpa lo despistada que he sido con este honor que me das.

Según sus palabras, a quienes nos dio el premio dice que "O merecem pelo conteúdo, pelo zelo quanto aos seus leitores, em fim, por que cada um deles é um blog de qualidade."


Que la Diosa te siga bendiciendo,
Leticia.- 

Mitos y Leyendas de la TVP (4)


Si no lo leo, no me entero.

Esta era la primera visita de Tizia a Buenos Aires, por eso ese día desayunamos en Puerto Madero, paseamos por el casco histórico de la ciudad, almorzamos en Palermo en el restaurante de Guido, fuimos a la Feria Internacional del Libro en el predio de la Rural y con la inercia del último paso volvimos a casa.

Anochecía y Norah Jones sonaba por lo bajo. Sobre la mesita ratona estaban apilados mis libros preferidos, los que tengo pendientes de lectura y, entre todos, los de terapia de vidas pasadas. Tizia se recostó en el sofá a leer mientras yo me duchaba.

Cuando volví al living, con su sensual tono caribeño me dijo: -Sabes chama, creo que no estoy preparada para esto de la terapia de vidas pasadas. Estuve hojeando el libro de tapas anaranjadas y cuando llegué al capítulo de la cesárea… No sé, no me quise enterar. Es que la niña nació por cesárea y es posible que mi próximo hijo también. No lo elijo yo, es que mi cuerpo es pequeñico y tú sabes…

En ese momento, estrenando compasión, le respondí que si sentía que no estaba preparada, que no lo leyera. Todo llega en su momento, ni antes ni después. Ya llegaría el día que le picara la curiosidad y quisiera enterarse.

Pasó el tiempo desde entonces, y no lo desaprovechamos. Cronos y Kairos se presentaron en nuestras vidas y allí estuvimos las dos, atentas a las oportunidades de crecer.

Si esta noche estuvieras aquí en Buenos Aires, compartiendo un buen Malbec te diría: -Cuidado amiga mía. Una cosa es que sientas que no estás preparada para enterarte de algunas cosas y otra es que utilices esa excusa para no enterarte.

Dicen que los avestruces esconden la cabeza debajo de la tierra, y ese, sin duda alguna es un muy buen mecanismo de defensa… para los avestruces!
Yo sé que enterarte trae consecuencias serias, porque implica hacerte cargo y decidir qué hacer con eso. Pero, la realidad, tanto la física como la sutil, están allí aunque no las enfrentes. Aunque cierres fuertemente tus ojos, los de la cara y los del alma. Aunque te niegues a leer.

Cuando estás embarazada, hay un alma anidando en tu útero. Ese alma oye todo lo que oís y siente todo lo que sentís. Se le hace muy difícil discernir o separar lo que le pertenece de lo que no le pertenece, si la felicidad que siente es de ella o es tuya. Si el cansancio o el agobio es de ella o es tuya, es que los campos energéticos en ese período se confunden en uno solo. El proceso de encarnación es extenso y algunas veces muy resistido por el alma que va a nacer. Afortunadamente vos tenés muchas herramientas al alcance de tu mano para poder ayudarla. Para darle amor, para llevarle tranquilidad a su corazón.

Fijate entonces, si es que no estás preparada o si es que preferís no darte por enterada. No hace falta que me lo digas, simplemente reconocé tus sentimientos.

Y si decidís leer el ibro y enterarte, te aseguro que no vas a estar sola. Somos millones de almas que estamos caminando este sendero de amor y de luz y aquí estamos para sostenerte.

Gaby Leoncini
Formada en Terapia de Vidas Pasadas
con José Luis Cabouli



Imagen:
No sé de quién es, por favor díganme si alguien lo sabe.

Mitos y Leyendas de la TVP (3)



Se enfermó porque hizo esa regresión…

A Lía le encontraron cáncer en el páncreas. La noticia nos golpeó en la cara, fue una cachetada certera e inesperada.

Somos un grupo de amigos, de almas que se encontraron en esta vida porque la sincronicidad del Universo nos llevó a viajar esa semana del mes de Diciembre al Valle de Pancanta –Provincia de San Luis-. La cita fue para hacer un taller de vidas pasadas.

Y pasó lo que tenía que pasar. Nueve perfectos extraños desnudamos nuestras almas y nos hicimos amigos. Cosa inefable la amistad… sensación indescriptible que cose distancias, construye puentes y une Ushuaia con Villa Constitución, Puerto Madero y Claypole.

Quiso la trama de la vida que Lía enfrente esta experiencia. Y entonces fue que a Chiquita se le ocurrió que seguro que Lía se enfermó porque hizo aquella regresión.

Claro está que Chiquita está luchando con su propio proceso de autoconocimiento, de darse cuenta y de hacerse cargo. Está atravesando su Noche Oscura…. y cuando se rueda por esos caminos qué dulce atajo resulta ser echarle la culpa a lo primero que se nos ocurra!

Suele ocurrir que emociones atrapadas, palabras no dichas, abrazos negados, lágrimas contenidas comienzan a anidar profundo, muy adentro de la psiquis. Ese nido va tomando forma y ocupando espacio, se alimenta de nuestros miedos, se engrosa con nuestras inseguridades, se transforma en un volcán y así comienza la enfermedad. Poco a poco, sin que nos demos cuenta, corroe los campos sutiles y finalmente se manifiesta en el cuerpo físico.

Se trata de un proceso que toma su tiempo, es la gota que forma estalactitas desde tiempos prehistóricos, pero que cuando se manifiesta nos golpea en seco con su tremenda realidad.

Cuando hacemos una regresión vamos al origen, experimentamos la emoción que quedó atrapada hasta agotarla, encaramos lo que no se dijo y los abrazos que no se dieron, tenemos la posibilidad de llorar, gritar y golpear hasta quedar exhaustos.

Liberamos a nuestra alma de su atrapamiento, del encierro que había arrastrado hasta aquí.

Es por esto, Chiquita, que hacer una regresión a vidas pasadas es una experiencia que permite sanar, es terapéutico para la psiquis. Es la erupción del volcán.

Entonces, ahora te pregunto yo, será que porque no hizo otra regresión se enfermó?

Gaby Leoncini
Formada en Terapia de Vidas Pasadas
con José Luis Cabouli



Imagen:
Tampoco sé de quién es, por favor avísenme si alguien lo sabe!!!

Mitos y Leyendas de la TVP (2)



Todo es producto de la imaginación…

Anoche me llamó una amiga. Es una mujer estudiosa de las leyes que bondadosamente se dedica a abogar por los demás. Cuando la conocí se presentó como abogada e inmediatamente agregó: -Pero odio la profesión. Fue tan categórica, tan tajante, tan visceral en su afirmación, que podría jurar que vi salir chispas de sus ojos.

Es que está cansada, abogar por los demás es desgastante, corroe las fibras, chupa energía.

Pero no me llamó para quejarse, ella es de mi manada. Nosotras lamemos nuestras propias heridas en la soledad de nuestra guarida.

Quería contarme una experiencia que tuvo. Resulta que hizo una regresión en la que apareció un alma perdida que estaba pegada en su campo energético. Algo que ella intuía desde hacía días, meses en realidad.

Este no es un dato menor, estoy diciendo que su intuición ya le había avisado. Su instinto ya había olfateado la presencia de una energía que no era la suya propia. Su mente había recibido y procesado la información. Lo había verbalizado, lo había contado.

Esa mañana salió de su casa percibiendo con sus sentidos que había una resistencia, que no le pertenecía, que estaba haciendo todo lo posible por evitar que la regresión tuviera lugar. Incluso mandó un mensajito diciendo que tenía miedo de tener un accidente antes de llegar a lo del terapeuta. O sea, la presencia de un obsesor para algunos y, está loca de atar, para otros.

La regresión fue intensa. Describió datos, coordenadas, lugares y sucesos. Hubo sabores, olores, violencia y también amores. Todo salió de sus propios labios, y lo percibió a través de su alma. Pero a pesar de todo, no se lo cree.

Su mente cuestiona. Que si es autosugestión, que si es producto de su imaginación…  El consciente dice que es invento del inconsciente, el perro de arriba dice que es la avidez del perro de abajo, el perro de abajo le echa la culpa al Gran Bonete y el Gran Bonete a la Buena Pipa… bromas aparte, a quién le importa?

Desde pequeña creo en la re encarnación del alma. En las vidas sucesivas, el proceso de crecimiento y elevación del alma, en la existencia de mundos paralelos, planos astrales diversos, para mí es más que una cuestión de fe. Es una certeza. Una verdad absoluta.

Al principio me dolía cruzarme con gente de poca fe, parada en la otra vereda. Me rebelaba oírlos, sentía que me hervía la sangre al acercarme a su escepticismo. Al tiempo descubrí que a ellos les pasaba lo mismo al oír mis alocadas ideas.

Hoy los oigo y siento empatía. Mantenemos largas charlas que nos nutren a ambos, argumentamos con filosofía, ciencia, chamanismo y sentido común. No pretendo convencer a nadie, sólo sostengo y grito a los cuatro vientos: A quién le importa?

Si hacer una regresión o acompañar a un alma perdida en su camino hacia la luz resulta ser terapéutico, es decir, sanador. Si así se disuelve una fobia, se esfuma una presencia que nos agobiaba, se supera un trauma, entonces, a quién le importa si es producto de la imaginación, si fue una buena pasada del inconsciente o si se trató un regalo del Gran Bonete.


Entonces, amiga mía, si a partir de esa mañana te sentís más liviana, más limpia, más vos misma. Si percibís a tu alma más pura, si tu instinto sólo olfatea tu olor, si tu intuición está calmada. Si estás más tranquila… entonces, qué importa?

Y si todo es producto de la imaginación… a quién le importa?


Gaby Leoncini
Formada en Terapia de Vidas Pasadas
con José Luis Cabouli


Imagen:
No sé de quién es, por favor si alguien lo sabe, no deje de informarme para colocar su nombre, como corresponde.

Mitos y Leyendas de la TVP (1)



El mito de abrir una puerta…

Era un mediodía soleado de primavera, uno de esos días diáfanos, de aire limpio y de cielo azul que invitan a compartir un almuerzo con amigas.

Caminaba con una de ellas, y en la intimidad de nuestra charla le confesé que iba a hacer una regresión, que ya lo había decidido…

-Claro está… lo pensé mucho, porque… vos sabés, esto implica abrir una puerta… y quién sabe lo que pueda pasar después…

Ahora, a tres años y medio de aquel mediodía, recuerdo ese diálogo y sonrío. Un mito es una fábula, un relato que desfigura la realidad y le da la apariencia de ser más valiosa o más atractiva. 
Ciertamente el misterio que provoca abrir una puerta a lo desconocido despierta una gama de sensaciones que van desde lo irresistible hasta lo paralizante. Y ni hablar si el mito nos asegura que esa puerta queda abierta para siempre…
 
Me atreví a hacer esa regresión. Así fue como descubrí y comprobé que la puerta ya estaba abierta. No sólo eso, descubrí que algunos de los monstruos que vivían en ese cuarto, en ese mundo, se habían venido conmigo, estaban aquí, dentro mío, delante y detrás de mí. Con la TVP los vi, les puse nombre, sané y finalmente, con amor, cerré la puerta.

En la regresión entré en ese cuarto porque la puerta ya estaba abierta, recorrí los rincones de esa habitación. Un mundo es un conjunto de cosas creadas, yo pude recorrer ese mundo, que era mío porque mi alma ya había estado allí alguna vez.

Resultó que había muchas puertas abiertas, hice muchas regresiones, también estudié TVP. Y así, comencé a cerrar puertas. A recuperar mi energía.

Con la ayuda del terapeuta mi alma recorrió y recordó. Y entonces yo sentí, reviví sensaciones, instantes de felicidad extrema, momentos profundos como abismos y pegajosos como barro frío, oscuros como una noche sin norte y sin estrellas y otros acogedores como el despertar en el interior de una caverna húmeda y tibia, él útero de la que fue mi madre.

Paladeé sabores de triunfos sublimes en una antigua ciudad romana. Fui hija abandonada, esposa fiel hasta la muerte. Reviví derrotas amargas siendo soldado. Tragedias desgarradoras siendo madre moribunda, mujer torturada. Toqué texturas de ropas finas, de vestidos de época, fui infiel, traicioné. Lloré. Gocé, bailé música celta en algún lugar de la actual Galicia y reí a carcajadas manejando entre montañas un auto de asientos enteros y ruedas de madera.

Caminé descalza en selvas centroamericanas, me suicidé por amor, fui mujer apasionada, guerrera defendiendo a mi pueblo. Soldado muerto a traición.

Descubrí lo inefable. Y lo más importante de todo, desde el amor universal vibrando en mi corazón, voy cerrando puertas que habían quedado abiertas.




Gaby Leoncini
Formada en Terapia de Vidas Pasadas

con José Luis Cabouli



Imagen:
No sé de quién es, por favor avísenme si alguien lo sabe

Terapia de Vidas Pasadas (TVP)


Yo no pretendo aquí hablar de verdades. Tampoco pretendo decir que lo que me ha pasado a mí y mi forma de enfocarlo y vivirlo sea La Forma... solamente quiero compartir con Uds mis dudas, mis experiencias, mis conclusiones y... ¿por qué no? mis miedos... así hasta no nos sentimos tan solas en ellos...

Tengo la grandísima fortuna de haberme encontrado en esta Vida (una vez más, estoy segura) con mi querida Gaby Leoncini, aquella amiga a la que una vez le dí un premio de blog, aunque no tuviera un blog.

Gabriela es de esas amigas del alma que cuando se te meten en ella, ya no hay manera de sacarla... y qué bueno porque igual una quiere que se quede allí.

Gabriela, al igual que much@s de nosotr@s, ha estado buscando su propio camino de autoconocimiento y crecimiento, de sanación... y después de mucho indagar, siento que lo ha conseguido.

Pero como su amor es infinito (como buena hija de la Diosa), no se quiere quedar su experiencia sólo para sí, sino que quiere compartirla con l@s dem@s que también estamos en ese proceso, por si a alguien le es útil.

Cree firmemente en que los mitos son sólo eso: mitos, y que hay que ir más allá de ellos para crecer verdaderamente más allá de nuestros propios miedos.

Cree firmemente en la compasíón, como una herramienta que tenemos las mujeres para apoyarnos entre nosotras mismas en el crecimiento, sobre todo cuando es necesario respetar los tiempos de cada quien.

En los próximos posts les voy a dejar cuatro escritos de ella sobre la Terapia de Vidas Pasadas (TVP), para tod@ aquél a quien le pueda ser útil, a quien le haya llegado la hora de enfrentar su crecimiento por ese camino pero que aún lo duda.

Disfrútenla, es un encanto de Diosa,

Leticia.-

sábado, 19 de junio de 2010

La Menstruación es ROJA (2)


Las hormonas y sus formas.

Hace poco le estaba comentando a una amiga lo mal que me había sentido un sábado en casa, ya que me había levantado con el estómago revuelto y de un humor de los mil demonios. Le contaba, para reirme de mí misma, que apenas se levantó le dije a miamorcito "amor, hoy me levanté insoportable, así que no le hagas mucho caso a esta carota que tengo". Mi esposo, hombre al fin, me dijo "pero pisi, cambia ese ánimo" y les juro que me provocó matarlo... lo amo, es cierto, pero en ese momento me provocó matarlo... ¿cómo se le ocurre hacer semejante comentario? es que lo que me provocó fue agarrar todas las hormonas de mi cuerpo, inyectárselas en sus venas y retarlo (seguramente con los ojos desorbitados y el cabello muy despeinado): "ahora vamos a ver qué coño haces con esa vaina"... jajajajajajaja... ¿se imaginan? sería divertido verlo, ¿no creen?

En fin, mi amiga escuchó toda la historia y por supuesto suspiró diciendo "ufff hombres!!!" y también se rió conmigo. Entonces comenzamos a hablar de los ciclos menstruales y de cómo las hormonas nos "alteran" nuestro estado de ánimo y entonces me dijo "hace tiempo yo me di cuenta que cuando las hormonas están a millón en realidad no soy yo, pareciera que otra persona me poseyera"

Aquello me impactó, como ya llevo un tiempo leyendo y aceptando lo hermoso de la menstruación y nuestras hormonas, me parecía inaudito escuchar a alguien hablando así de sus propias hormonas. Y me hizo pensar en la forma tan diferente como cada quien percibe y vive su propio cuerpo.

Mi experiencia ha sido muy distinta, un día yo entendí que las hormonas lejos de convertirnos en algo que no somos, por el contrario nos hacen conectarnos con esa mujer dormida dentro de nosotras, esa mujer que no ha podido desarrollarse en esta sociedad patriarcal, esa mujer que somos y no conocemos, esa mujer encerrada y ocultada en lo más profundo de nosotras mismas, cual Ereshkigal herida.

Y ahora quiero exponerles aquí lo que siento al respecto. Es mi experiencia, no tiene por qué ser una verdad para todas las mujeres del mundo. Sólo son mis aprendizajes y los escribo aquí por si a alguien les son útiles:

Las mujeres hemos tenido que aprender a (sobre)vivir en un mundo diseñado por los hombres para los hombres. Hemos llegado a este mundo y sin darnos cuenta nos han vendido la imagen de un Dios totalmente masculino, pero que puede procrear. Algo totalmente contrario a la naturaleza que ese mismo Dios creó, pero bueno, ese no es el tema de este escrito.

Es decir, desde niñas nos ha quitado el regalo más grande que la Diosa nos ha dado: la maternidad. Y desde ese momento, ya sin nuestro verdadero poder, hemos aceptado un montonón de cosas más, aunque todas ellas estuvieran en contra de nosotras mismas.
A mí no se me hace difícil entender que si tenemos siglos dedicándonos a ser lo que se espera que seamos y no lo que realmente somos, tarde o temprano nuestro verdadero Ser herido va a explotar, para poder salir... y mientras más lo queramos dominar o acallar, más violenta y destructiva será su salida.
Cuando la Diosa Innana bajó a las profundidades del mundo subterráneo y se enfrentó con su hermana Ereshkigal, se encontró con una Diosa herida por el rechazo, llena de rabia, de rencor, de deseos de venganza. Ereshkigal es la parte escondida de Innana, esa parte que Ella no quería mostrar al mundo porque no coincidía con lo políticamente correcto, pero que igual formaba parte fundamental e indisoluble con el Yo mostrado. Es su parte oscura, su parte que la avergüenza, la parte que ni Ella quisiera ver de sí misma. Obviamente, Ereshkigal tiene que sentirse herida, maltratada, rechazada... pero si un día Ereshkigal sale del mundo subterráneo y llega a la superficie ¿creen ustedes que al llegar allí se va a sentir encandilada y asustada? no lo creo, yo creo que llegará llena de furia y de deseos de venganza... a menos que, antes de salir, haya curado todas sus heridas, ayudada por  el amor y la aceptación de la propia Innana.

Yo siento que cuando las hormonas nos "poseen" sí somos nosotras mismas quienes seguimos llevando el timón, lo que pasa es que es una parte de nosotras que no conocemos, porque nos hemos comido el cuento de que somos eso que nos enseña el espejo y eso que mostramos a los demás y a nosotras mismas en el día a día.

Muy bien lo explicó Jean Shinoda Bolen en su libro Las Diosas de Cada Mujer, cuando propuso siete arquetipos de Diosas griegas como herramienta para ayudar en la práctica del psicoanálisis femenino. Según la Jean, todas tenemos estos "poderosos patrones internos"  (estos arquetipos) que "son resondables de las principales diferencias entre las mujeres". Algunas de sus características son bien vistas por el patrón moral de nuestra sociedad, mientras que otras no. Cada mujer, en función de la Diosa que tiene activa dentro de sí, eligirá (concientemente o no) qué mostrar y qué no mostrar de dicho arquetipo. Mientras más Diosas tenga activas, más complicada será ella, especialmente para que sus semejantes hagan algo que a todos nos encanta hacer: etiquetarla.

Yo siento que cuando las hormonas "me poseen", es una oportunidad que la Madre Naturaleza, la Luna, la mismísima Diosa me da para ponerme en contacto con esa Leticia reprimida que hay dentro de mí y que me ha dado miedo a mostrarme a mí misma, con mi propia Ereshkigal. Es un respiro dentro del día a día, de la rutina que me ahoga y en la que me pierdo siendo madre, esposa, ama de casa, geóloga, hija y ciudadana... y en la que se me olvida, o no tengo tiempo o no tengo fuerza para ser Leticia.
Cuando la menstruación me lleva

Pero cuando las hormonas me poseen, cuando me pongo en contacto con mi Ereshkigal herida, entonces lloro, grito, me deprimo, me pregunto ¿qué estoy haciendo con mi Vida? ¿esto es lo que realmente quiero para mí? y dentro de todo ese vade mecum(1) que llevo dentro de mí a pesar de mis lágrimas y de mi desdicha... le doy gracias a la Diosa por recordarme con ese color rojo brillante que yo no soy sólo esa mujer que se levanta todos los días frente al espejo, se arregla lo mejor que puede (y lo mejor que me provoca, porque a veces no quiero ni vestirme) y sale a la calle a seguir siendo fragmentadamente mamá, esposa, ama de casa, geóloga, hija y ciudadana, que soy mucho más... pero que si no me dedico a descubrir ese mucho más que soy, Ereshkigal seguirá herida, y yo no seré verdaderamente feliz.

Por eso, para mí: Bienvenidas las Hormonas!! Bienvenida la Menstruación!!!

Es una bendición de la Diosa,

Leticia.-








___________________________

Notas:
(1) Vade Mecum, literalmente "va conmigo" en latín
Imagen:
Red Earth Flowing Dancer por Paul Heussenstamn

La imagen que titulé "Cuando la menstruación me lleva" no sé de quién es, así que por favor si alguien lo sabe, déjeme saber, para colocar su nombre, como corresponde. 








domingo, 13 de junio de 2010

La menstruación es ROJA (1)

 
Las Pastillas Anticonceptivas.

Durante muchos años usé pastillas anticonceptivas. Sólo cuando entré en el Camino de la Diosa (y también requerí unos años más) fue que comencé a entender lo importante de mi Ciclo Menstrual.

El tomar pastillas anticonceptivas me quitó el conocer a mi cuerpo mientras él fue formándose en lo que hoy en día es: un cuerpo de mujer adulta. Me hizo sorda a los latidos de mi útero... o más bien debería decir que le tapó la boca a mi útero para que no me hablara (aunque debo reconocer que en ese momento mi actitud ante la menstruación se parecía más a la de las propagandas de toallas sanitarias, incluyendo su menstruación azul, que a la de alguien que realmente quiere escuchar su útero).

Dejé de aprender a identificar cuándo mi cuerpo es fértil y cuando no, es decir, perdí el poder de decidir cuándo ser madre y cuándo no.

Dejé de aprender cómo se relacionan mis cambios con los de la Luna.

Dejé de entender qué significa para la mujer Ser Mujer, Ser Lunática, ser Dadora de Vida.... y toda esta maravilla la estaba perdiendo siendo yo la primera cómplice de tal traición a mi cuerpo. Estaba sucediendo con mi total aprobación.

Cuando conocí a mi esposo y decidimos comenzar a buscar a Miranda, dejé de tomar las pastillas. Una amiga me dijo que esperara unos dos o tres meses sin concebir, para darle tiempo a mi cuerpo de deshacerse de las hormonas que aún estarían dando vueltas por mi cuerpo. Eso me dio unos tres o cuatro meses para observar a mi cuerpo antes de iniciar el embarazo, con todas sus hermosas novedades y descubrimientos.

Imagínense ustedes, fue mi esposo quien me guió, hasta donde pudo, en esta etapa: un hombre!!!! un hombre que había tenido suficiente sensibilidad para observar a sus anteriores parejas y entender su ciclo y cómo cambiaban ellas no sólo externamente, sino también sus flujos. A veces yo le decía "hoy está más blanquecino y se estira menos" y él me hacía algún comentario al respecto sobre qué tan lejos o cerca le parecía que podía estar mi período fértil..

Esto es además bien irónico porque si hay alguien en este mundo que conoce al pelo su ciclo (ya que jamás tomó pastillas) es mi mamá, fiel seguidora del Método Billings, pero a quien nunca le pedí que me lo enseñara porque, total, las pastillas eran una forma mucho más cómoda y fácil de lograr lo mismo.

Pasaron esos tres o cuatro meses y salí embarazada... y entonces comencé otra etapa de mi Vida en la que mi cuerpo estaba experimentando y enseñándome otras maravillas del Ser Mujer... y si bien no me olvidé del aprendizaje que había comenzado unos meses atrás, debí posponerlo hasta nuevo aviso.

Al parir le dije a mi doctor "Alberto, no quiero volver a usar pastillas anticonceptivas" y me ofreció el aparato, o como él lo llama: el DIU (Dispositivo Intra-Uterino). Me explicó que la anticoncepción sucede porque este aparato altera la química (no sé si el pH, o la composición) de las paredes del útero, lo cual no permite que el óvulo fecundado se anide y se quede para comenzar la gestación. Entonces le dije "o sea, que podría ser que muchas veces suceda la fecundación, sólo que ese embrión se va a caer y no crecerá dentro de mí??" y me dijo "", un poco incómodo porque sabía que yo en realidad le estaba preguntando si eso quería decir que podría estar abortando todos los meses sin darme cuenta. Pero al final, como pensé que sería menos invasivo que las pastillas, dándome la misma "seguridad" de anticoncepción, lo tomé.

Pasé con el DIU casi tres años. Pude comenzar a experimentar cambios mensuales en mi cuerpo que antes no había experimentado. Pude conectarme con mis cambios de humor, de estar cansada o eléctrica, de estar hipersensible o indiferente, de estar con ganas de quedarme sola todo un fin de semana o no soportar el silencio de la casa, de encantarme mi Vida o llorar porque "esto no es lo que quiero para mí..." etc, etc, etc... y comenzó una nueva etapa de descubrimientos para mí. Estaba feliz porque pensaba que ahora "mi cuerpo sí era mío" y "descubrí" que en realidad mi ciclo duraba 25-26 días, y no de 28-30 como se supone que le sucede a la mayoría de las mujeres, pero ante la respuesta de Alberto de que mientras no fuera de menos días no me preocupara, no me preocupé. Admeás me encantó otro descubrimiento: yo era un relojito con la regla.

Entonces decidí tener a mi segundo bebé. Me quité el DIU, y le pregunté a mi doctor "va a cambiar mucho mi cuerpo o mi ciclo ahora que no lo tengo??" y me dijo "no, para nada, no tiene por qué". Pero qué va, casi que desde esa misma noche sentí a mi cuerpo distinto, casi podría decir que lo sentí agradecido, porque sentí más relajado y feliz a mi útero, no sé cómo explicarles esto, sólo sé que es así.

Y entonces tuve la oportunidad de volver a disfrutar a mi cuerpo sin extraños en él, y pude darme cuenta que mi ciclo no dura 26 días sino 28!!! Me sentí tan feliz y tan honrada al ver que mi ciclo dura lo mismo que el de la Luna!!! Me di cuenta que los flujos volvieron a cambiar, y que lo que yo había experimentado los últimos tres años no era en realidad mi verdadero ciclo. Indiscutiblemente era un ciclo menos "invadido" que con las pastillas, pero aún no era Yo.

Y ahora estoy embarazada de nuevo, cuatro meses después de haberme quitado el DIU, iniciando un segundo nuevo y hermoso viaje mágico en mi Vida.... y con la pregunta ¿qué voy a hacer cuando el bebé nazca y tenga que volver a pensar en un método anticonceptivo?

Estoy segura que la Pachamama me guiará en encontrar la respuesta,

Leticia.-



Imagen:
Tomada del portal de la fotógrafa Isa Sanz




 

lunes, 8 de marzo de 2010

Agradezco ser mujer - poema de Tatiana Lobo


 

Agradezco ser un animal,
porque los hombres han puesto en peligro
la supervivencia del planeta.

Agradezco ser hembra,
porque el hombre no es el centro del universo,
sino apenas un eslabón más en la cadena de vida.

Agradezco que me digan que soy irracional,
porque la razón ha conducido
a los peores actos de barbarie.

Agradezco no haber inventado la tecnología,
porque la tecnología
ha envenenado el agua y el ozono.

Agradezco que me hayan colocado
más cerca de la naturaleza,
porque nunca estaré sola.

Agradezco que me hayan confinado
al hogar y la familia,
porque puedo hacer de toda la tierra
mi hogar y mi familia.

Estoy feliz de que me llamen
ama de casa,
porque puedo apoderarme de la mía.

Estoy feliz de no ser competitiva,
porque entonces seré solidaria.

Estoy feliz de ser
el reposo del guerrero
porque puedo cortarle el pelo mientras duerme.

Estoy feliz de que me hayan
excluido del campo de batalla,
porque la muerte no me es indiferente.

Estoy feliz de haber sido
excluida del poder
porque lejos del poder me alejo
de la ambición y la codicia.

Estoy feliz de que me hayan
excluido del arte y de la ciencia,
porque los puedo inventar de nuevo.

Me agrada saber que mi cerebro
es más pequeño que el cerebro del hombre,
porque entonces mi cerebro cabe en todas partes.

Me agradan que me digan
que carezco de lógica,
porque entonces puedo crear una lógica
menos fría y más vital.

Me agradan que me digan
que soy vanidosa,
porque puedo mirarme al espejo
sin sentirme culpable.

Me agrada que me digan
que soy emocional,
porque puedo llorar y reír a gusto.

Me agrada que me digan
que soy histérica,
porque entonces puedo lanzar los platos
a la cabeza de quien intenta hacerme daño.

Me gusta que me llamen bruja,
porque entonces puedo cambiar
la dirección de los vientos a mi favor.

Me gusta que me llamen demonio
porque puedo quemar
el lecho donde me abusan.

Me gusta que me digan débil,
porque me recuerdan
que la unión hace la fuerza.

Me gusta que me digan chismosa,
porque nada de lo humano me será ajeno.

Pero lo que más agradezco,
lo que más me agrada,
lo que más me gusta
y lo que me hace más feliz,
es que me digan loca,
porque entonces ninguna libertad
me será negada.

Una y mil veces me quemó la inquisición
y aprendí a nacer de las cenizas.

Me encerraron en un harén
y encerrada no dejé de reír.

Me pusieron un cinturón de castidad
y adquirí las artes de un cerrajero.

Cargué fardos de leña
y me hice fuerte.

Me pusieron velos en la cara
y aprendí a mirar sin ser vista.

Me despertaron los niños a media noche
y aprendí a mantenerme en vigilia.

No me enviaron a la Universidad
y aprendí a pensar por mi cuenta.

Transporté cántaros de agua
y supe mantener el equilibrio.

Me extirparon el clítoris
y aprendí a gozar con todo el cuerpo.

Pasé días bordando y tejiendo
y mis manos aprendieron
a ser más exactas que las de un cirujano.

Segué trigo y coseché maíz,
pero me quitaron la comida
y con hambre aprendí a vivir.

Me sacrificaron a los dioses y a los hombres
y volví a vivir.

Me golpearon y perdí los dientes
y volví a vivir.

Me asesinaron y me ultrajaron
y volví a vivir.

Me quitaron a mis hijos
y en el llanto volví a la vida.

Con tanta fortaleza acumulada,
con tantas habilidades y destrezas pendientes,
MUJER, si lo intentas,
puedes volver el "mundo al revés”.


Tatiana Lobo


Imagen:

El Día Internacional de la Mujer


Tal día como hoy no felicito a las mujeres por el día de la mujer... yo las felicito todos los días en cada oportunidad que tengo, y no estoy siendo metafórica.

Hasta ahora no me he sentido identificada con algunos enfoques que he visto que se le ha dado en mi país. Lo valoro porque siempre supone un despertar y eso es un comienzo, pero no estoy de acuerdo con enfocar el día de la mujer desde el punto de vista de violencia de género, tampoco con el felicitar a aquellas mujeres que sobresalen en la Historia (esa, la que se escribe con mayúscula) porque se han comportado como todas unas guerreras, sacrificadas y sufridas... en vez de enfocarse en qué es lo que SOMOS las mujeres que a lo largo de los siglos nos ha hecho ser  "guerreras, sacrificadas y, sufridas"...

Pareciera ser una pregunta cuya respuesta tarda en llegar a la conciencia de cada una de nosotras...

Si queremos que desaparezca la violencia de género (en todos sus miles de rostros a nivel mundial), en vez de enfocarnos en ello y por consiguiente darle más fuerza ¿por qué no nos enfocamos en resaltar los valores femeninos? ¿por qué no nos enfocamos en descubrirlos dentro de nosotras mismas? ¿por qué no nos enfocamos en hacerlos visibles en nuestra sociedad, y así dejar de ser "mujeres y madres invisibles"? ¿por qué no nos enfocamos en el útero? ¿Por qué no enfocarnos en celebrar la gran capacidad de dar amor que tenemos las mujeres y no en lo que se puede recibir de nosotras por esa capacidad?

que alguien por favor me diga si no siente lo mismo que yo, 

Leticia.-


Imagen:
Pintura de Charo Acera




viernes, 5 de marzo de 2010

¿y si dios fuera mujer? - Poema de Mario Benedetti



¿y si dios fuera mujer?
pregunta juan sin inmutarse
vaya vaya si dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas
tal vez nos acercáramos a su divina
desnudez
para besar sus pies no de bronce
su pubis no de piedra
sus pechos no de mármol
sus labios no de yeso
si dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos sida o pánico
nos contagiaría su inmortalidad
si dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos
sino que nos aguardaría en el zaguán del
infierno
con sus brazos no cerrados
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles
ay dios mío dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería
qué venturosa espléndida imposible
prodigiosa blasfemia

Mario Benedetti 



Imagen:
John Collier: Lilith, 1892.




  

domingo, 21 de febrero de 2010

La Diosa y los modelos femeninos

 

Los modelos femeninos con los que nos ha tocado crecer, están muy lejos de ayudarnos (a mujeres y hombres) a entender e internalizar lo que realmente representa lo femenino en el ser humano.

Para los cristianos, hay dos principales modelos femeninos: María La Virgen y María Magdalena. La primera, una santa. La segunda, una puta. Y ya no hay más para donde agarrar.

Ah, pero no basta con eso: la primera es una santa porque: "dijo sí y no preguntó por qué" o sea, por se sumisa y obediente, o por su disposición a ser una madre sacrificada o porque fue madre, pero lo fue de manera "inmaculada"... o sea, lo siento por aquellas que ya estamos requetemaculadas... por favor, pasen a esta sala, donde están las que siguieron el ejemplo de la segunda...

Recuerdo que cuando estaba en la universidad, más de una vez escuché decir "tú debes ser una dama en la calle y una puta en la cama"... o sea, sigue manteniendo la hipocresía.

Y ahora estoy aquí, recorriendo (entre caminastas y tropezones) el Camino de la Diosa, tratando de recuperar todo lo que más de cinco siglos de historia patriarcal le ha quitado a mi inconsciente colectivo (si es que le puedo llamar "mi"), a mis recuerdos, a mi pasión, a mi sabiduría... tratando de quitar la maleza, para llegar al tesoro... tratando de saber quién soy y qué vine a hacer aquí.

"Las egipcias conocieron un mundo en el que la mujer no era ni la adversaria ni la sierva del hombre. El secreto de vivir la plenitud como esposas, como madres, en el trabajo, o como iniciadas en los misterios del templo, sin renunciar a su identidad a favor del varón reside en la fuerte presencia de las diosas, en especial Isis, quienes aportaban modelos claros de comportamiento para todas las mujeres.

Si los seres humanos fuimos creados a imagen y semejanza de un creador, y si hay solamente un dios masculino, basadas en qué imagen fuimos creadas las mujeres? John Bradshaw dice que los niños miran a sus padres como modelo de comportamiento para ellos. Si vives en una cultura donde solo hay un dios masculino y ninguna Diosa, adónde está el modelo femenino? ¿Cómo pueden las niñas aprender a ser mujeres sin la Diosa?" (*)

Otro de los muchos regalos que la Diosa nos da... porque Ella siempre escribe derecho sobre líneas torcidas.

Gracias Madre!!! Bendita Seas!!


_______________________
Notas:
(*) Sandra Román: Las Diosas Egipcias





.

jueves, 18 de febrero de 2010

¿qué le pasa a las mujeres?

 Maitena


En estos carnavales nos fuimos con mis padres y mi sobrinita a caminar por uno de los tantos centros comerciales de esta loca ciudad.

Mientras caminaba y corría detrás de mis haditas (Miranda y Ángela), me detuve llena de emoción porque reconocí a una compañerita del colegio con la cual estudié tooooda la primaria y toooooda la secundaria.

Ella venía atoradita empujando un coche y pasó frente a mí sin verme, así que la llamé "¡¡Lourdes!!". Se detuvo, me miró muy seria como diciendo "¿y ésta quién es?", pensé que por ni nuevo corte de cabello no me reconoció y le dije con una amplia sonrisa "¡¡Es Leticia!!" y para mi sorpresa y decepción me miró como con rabia, midiéndome de arriba hacia abajo, sin siquiera mostrar con su lenguaje corporal que quería acercarse a saludar, mucho menos que le alegraba (como inicialmente a mí) encontrarse conmigo después de casi veinte años sin vernos.

Yo entendí perfectamente qué estaba pensando mientras me miraba así (no es la primera vez que me pasa), y no sabía qué decirle después de lo cortante de su actitud, así que improvisé "¿y qué haces por aquí?" y me dijo sin siquiera mirarme "estoy buscando a mi esposo y mi hijo" (los cuales estaban a escasos diez metros de nosotras). Me quedé callada, la miré con compasión y simplemente le dije "vaya, pues" y ella, como agradeciendo el "permiso" que yo le estaba dando, se fue... o más bien huyó...

Antes de salir de mi trastorno, mi esposo, que había visto todo desde lejos, se acercó envuelto en una gran carcajada y me dijo "no me digas nada: la conoces desde hace mucho tiempo, la fuiste a saludar toda emocionada y ella al verte le dio mucha rabia que tú estés no sólo más flaca que a los 15 sino también mucho más flaca que ella"... y yo le sonreí con tristeza porque eso era exactamente lo que había pasado.

Luego, de regreso a casa, sentada en el auto, me dediqué a repasar los recuerdos que tengo de esta compañerita: una chica de ascendencia portuguesa, de lisos cabellos negro azabache, muy blanca y pecosa, igualitica a su mamá, siempre sonriente, siempre fresca, siempre echando muchos chistes inocentísimos y muy tiernos. La imagen tan fresca y limpia que tengo de la niña Lourdes y la mujer Lourdes con quien me tropecé parecieran pertenecer a dos personas diferentes... y me pregunto yo ¿qué le pasó todos estos años?

Y entonces me pongo a extrapolarlo a las muchas mujeres de esta ciudad que lejos de ser solidarias entre sí se sienten amenazadas si se tropiezan con una amiga (vieja o nueva) que "se ve" más bella (es decir: está más flaca)... y me pregunto ¿qué le pasa a las mujeres? ¿cómo es posible que lejos de ser solidarias entre nosotras nos dediquemos a competir y sentirnos amenazadas por nuestras congéneres y en algo tan superfluo y, sobre todo, tan efímero como lo es la belleza o la delgadez?

¿Cuáles son sus expectativas? ¿Bajo qué principios llevan su vida social? ¿Por qué se asustan con una mujer más bonita (flaca) que ellas? ¿Por qué se sienten amenazadas?¿Por qué no van hacia adentro de sí para darse cuenta lo hermosas que realmente son?

A todas, los años y las experiencias nos han hecho vivir momentos duros y dolorosos. Ese dolor muchas veces se aloja en nuestro pecho disfrazado de miedo, de rabia, de inseguridad. No creo que exista una única mujer en el mundo que no tenga una historia dolorosa que contar, la diferencia está en cómo cada una lo supera y cómo decide afrontar la Vida que aún le queda por Vivir. ¿Para qué quedarnos estancadas en el dolor? eso no nos permite crecer y tampoco nos permite ser mejores madres para nuestras crías.

En cuanto a Lourdes y las muchas mujeres que se sienten amenazadas con mi casi cuarentona delgadez: ¿Qué las hace sentir tan inseguras? ¿Por qué se comieron el cuento de que la Vida se parece o debería parecerse a lo que muestras las propagandas en la televisión?

Afortunadamente no todas se quedan pegadas, y de hecho mi amiga Cárolym (otra amiga de la misma época con quien me reencontré recientemente) me dijo al escuchar mi historia "No te sientas mal que yo sí me alegro que estés más flaca que yo" jajajajaja, ¡¡tan bella!!


¿Cuándo será que las mujeres finalmente despertemos?

Que la Diosa nos bendiga indicándonos el Camino,
Leticia.-